A vueltas con Evo

Lo que es la condición humana. Unos aplauden que nuestro Presidente de la 4T haya dado asilo al Sr. Evo Morales ante el peligro que corría su vida y los más cercanos a él. Otros lo critican porque arropa a un “dictador”. ¿Quién los entiende?, diría doña Chonita: “ si llueve se quejan, si hace calor también”. ¡Qué humanidad la nuestra! Pero fuera de las variopintas opiniones, no se puede olvidar que México siempre ha sido un país acogedor de unos y de otros. La caridad no tiene límites, aún con aquellos que consideramos “malos”. Porque, ¿desde dónde medimos la “maldad” y con qué vara?

No cabe duda que los logros que Evo tuvo en sus primeros gobiernos, fueron notables. Abatió la pobreza extrema de un 65% a un 16%. Y otros muchos más que no vienen a caso comentar.

Claro está que como se ha dicho en otras ocasiones, “el poder corrompe y si se convierte en absoluto, absolutamente”. Tal vez, no lo dudamos, por ahí iba el camino de Evo. Encumbrado en poder, “me cuesta dejarlo”. A todos nos pasa. Aunque seamos viles peones. No hagamos del árbol caído leña. Y que esta lección sirva para otros gobernantes de la zona.

Los “lobbys” poderosos

Hablando de Evo y Bolivia, susurran los “angelitos” que al Tío Sam y otros poderosos no les gustó que el hoy, expresidente Morales, hiciera convenios con China y Rusia sobre un recurso natural que dicen es el “oro blanco” en la actualidad, el litio. Un mineral muy codiciado por las potencias mundiales por sus múltiples usos, entre otros para las baterías de teléfonos y demás. Parece que Bolivia es el segundo productor de este mineral y tener litio es tener en estos tiempos el “poder”. ¿Será cierto? Pero como dice el refrán: “cuando el río suena, agua lleva”.

¡Ay! Tío Sam, siempre con la “bota” encima.

El presidente de Rusia Vladimir Putin con Evo Morales, entonces presidente de Bolivia.
El presidente de Rusia Vladimir Putin con Evo Morales, entonces presidente de Bolivia. Foto: en.kremlin.ru

“Aquelarre” episcopal

Estos días, la plana mayor del episcopado se reúne en su sede de Cuautitlán Izcalli. Dicen que será una asamblea de mucha hondura porque se tocarán temas que han de calar en los feligreses. ¡Uh, qué susto! Siempre dicen lo mismo y al final nos salen con unos “choros” que ni ellos mismos los entienden. ¿Cómo los van a entender los laicos de a pie? Es pregunta. Señores obispos, si no les molesta, una recomendación: hablen menos y actúen más. Nos cansan sus sermones anodinos y con teologías trasnochadas, moralismos de papel y consejos de “abuelitos”. ¡Ya basta! Asuman su compromiso de pastores y enséñenos a Cristo, lo demás vendrá por sí solo. Con todo, los queremos.

Memoria sí, venganzas no

Estos días el Senado de la República nos ha traído en vilo. Y todo con el tema de CNDH. Que si este sí y aquel no; que esta terna no va y la otra tampoco. Que si una va votación, y otra que fraude, en fin… . ¡Pero bueno… si a la que van a nombrar ya estaba decidida!

¡Para qué tanto cohete sin salir humo!

Señorías, pónganse de acuerdo y atiendan otros temas de urgencia que tanto necesita el país.

Lo que esperamos los ciudadanos de a pie es que, sea el que sea, que no tanto miren atrás y sí atienda los derechos de los ciudadanos. Que más bien “derechos” estamos “torcidos” en ese tema y otros muchos más. No queremos abrir heridas, queremos que se nos atienda en lo más fundamental: la vida.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here