Francisco ora ante la crisis del coronavirus

0
631

El papa Francisco, corroborando su profunda convicción de que para Dios nada es imposible, hizo un gesto público de poner toda su confianza en “Aquel que todo lo puede”. Por eso, invocando la intercesión de su Madre María, y venerando la imagen del Crucifijo Milagroso, presentó a Dios las intenciones de la humanidad, asolada por la pandemia del Coronavirus.

La tarde del domingo 15 de marzo – tercer domingo de Cuaresma- salió del Vaticano para visitar la basílica de Santa María la Mayor y dirigir una oración a la Virgen Salus populi Romani, cuyo icono se guarda y se venera allí.

Ahí el Papa enfatizó su cercanía a los que sufren e implorar la protección especial de la Santísima Virgen María.

Después, caminando un tramo de la Vía del Corso a pie, en peregrinación, acudió a la iglesia de San Marcello al Corso, donde se halla el Crucifijo Milagroso que en 1522 fue llevado en procesión por los barrios de la ciudad para terminar con la “Gran Plaga” en Roma.

En su oración, el Papa Francisco invocó el fin de la pandemia que afecta a Italia y al mundo, imploró la curación de los numerosos enfermos, recordó a las numerosas víctimas de estos días y pidió que sus familias y amigos encontraran consuelo y comodidad.

En San Marcello, se custodia el milagroso Crucifijo que en 1522 fue llevado en procesión por los barrios de la ciudad para terminar con la “Gran Peste” en Roma.

Y en la mañana, del lunes 17 de marzo celebró en la Casa Santa Marta, un servicio religioso  a puerta cerrada; lo acompañaron un organista, una religiosa Hija de la Caridad de San Vicente de Paúl (la capilla está dirigida por su comunidad) y tres sacerdotes que concelebraron a distancia uno del otro.

Ante la situación particular por el riesgo de propagación del Covid-19, Francisco decidió que desde el 9 de marzo de 2020, la Misa en Santa Marta sea transmitida en directo a través del canal de Youtube de Vatican News.

“En estos días, ofreceré una Misa para los enfermos de esta epidemia de coronavirus, para los médicos, enfermeras, voluntarios que ayudan mucho, familiares, personas mayores en casas de retiro, prisioneros que están encerrados. Oremos juntos esta semana, esta fuerte oración al Señor: ’Sálvame, Señor, y dame misericordia. Mi pie está en el camino correcto. En la asamblea bendeciré al Señor’”, dijo el Papa Francisco ese primer día.

Además, hoy, el Pontífice ha decidido dedicar un tiempo a la adoración frente al Santísimo Sacramento para orar por la situación de emergencia mundial y poner todas las intenciones frente al Señor…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here