Foto:SIAME
Foto:SIAME

La agencia ACI Prensa consultó a la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) sobre si haría un posicionamiento respecto a las críticas que les hizo el pasado jueves 8 de octubre en la mañanera el presidente López Obrador a los obispos de México.

No hubo respuesta, quedaron callados. De hecho, nosotros también en Contextos de la Palabra esperamos la respuesta.

Quién si habló, con David Ramos fue el padre Hugo Valdemar, ex vocero y canónigo penitenciario de la Arquidiócesis Primada de México; precisó que “la historia de México no inicia con el gobierno del presidente López Obrador”.

Señaló que “hay varias cartas pastorales y documentos del episcopado que han hecho una puntual denuncia de las injusticias propias del liberalismo económico o neoliberalismo. Que el presidente desconozca estas denuncias no muestra más que el desconocimiento de la Iglesia Católica y una crítica totalmente fuera de lugar. Sus opiniones superficiales hablan de una pésima asesoría y de los prejuicios desde los que habla”, subrayó.

Valdemar recordó que “San Juan Pablo II y Benedicto XVI tienen estupendos textos que hacen una crítica puntual a los excesos del liberalismo y del comunismo, que no tienen como fin el bien de la persona sino su instrumentalización”.

Advirtió el clérigo que “si escuchamos con atención los discursos del presidente, saca fuera de contexto las palabras del Papa Francisco, las acomoda a su discurso sin un mínimo de ética. Si fuera honesto, debería también tomar en cuenta la condena que el Papa hace del populismo y, como decimos en México, se debería poner el chaleco y fijarse en la viga que carga y no en la paja en el ojo ajeno”.

Añadió Valdemar a ACI-prensa que López Obrador, “debería aprender a ser humilde y a ser promotor de unidad y de paz como le compete por ser el presidente de todos los mexicanos, no solo de sus simpatizantes e incondicionales”.

¡Coincidimos esta vez con Hugo Valdemar!

¿Qué dijo, el presidente en la mañanera?

Se aventó un sermón sobre el neoliberalismo y dijo que coincide en todo con el papa Francisco. Señaló que ha sido el mejor papa en la historia “además de ser un extraordinario dirigente religioso, es un buen jefe de Estado, de los mejores papas que ha habido en la historia de la Iglesia.

Coincidimos con AMLO; pero se le pasó la mano cuando aprovechó el viaje para darles un consejo a los obispos de la CEM que dirige Mons. Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey.: “Ojalá y cuando menos la jerarquía siga su ejemplo, yo no escucho que aquí se hable como lo hace el papa“, subrayó.

O, ¿escuchan ustedes en la jerarquía que se hable de neoliberalismo y se cuestione al neoliberalismo como lo hace el papa?, o a lo mejor yo no tengo información suficiente, señaló. Los reporteros quedaron callados.

El presidente habló sin mucho conocimiento del tema, lo hemos dicho y lo mantenemos que no creemos que hasta ese momento AMLO haya leído completa la encíclica social del papa Francisco: “Fratelli tutti”.

Ante la crítica no fundada del C. presidente, la CEM quedó callado quizá por prudencia.

¿El que calla otorga? 

Mmm. No creemos que las cosas queden ahí…

De hecho, la respuesta al presidente la darán el próximo martes 13 de octubre en el panel donde abordarán la nueva Encíclica, concretamente el tema será “Una reflexión para una mejor política en México” O sea, tratarán el capítulo quinto dedicado a países como México.

La charla lo presidirá el mismísimo presidente de la CEM, Mons. Rogelio Cabrera y su Secretario General, Mons. Alfonso Miranda. Están invitados varias personalidades, entre ellos Juan Carlos Romero Hiks, coordinador de la los diputados del PAN en San Lázaro; Ricardo Monreal Ávila, coordinador de Morena en el Senado; el maestro Bernardo Bátiz, consejero de la Judicatura Federal; César Villareal, alcalde Apodaca, NL, y la señora María Luis Aspe Armella, en representación del IMDOSOC.

Estaremos pendientes…

PD. La encíclica papal está dividida en ocho capítulos y 287 párrafos en 84 páginas y 288 citas al pie de página; ahí Francisco desarrolla los grandes temas planteados en documento de Abu Dhabi sobre hermandad. Y retoma las grandes preocupaciones de su pontificado, marcado por la atención a los pobres, los refugiados y los migrantes; su denuncia del “escándalo del hambre”, sus fuertes críticas a un sistema económico que mata, excluye y descarta; su rechazo de las guerras y a la pena de muerte; su llamado a tierra, techo y trabajo para todos, a una “buena política”, a una cultura del diálogo y del encuentro, y a una urgente reforma de la ONU.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here