En la conferencia mañanera en Palacio Nacional del jueves 8 de octubre de 2020, el reportero Carlos Pozos pregunta al presidente su opinión sobre la reciente encíclica papal llamada Fratelli Tutti, dada a conocer el mediodía del domingo 4 de octubre en la plaza de San Pedro y firmada un día antes, en la tumba de San Francisco de Asís, que sobre fraternidad y amistad social.

La encíclica está dividida en ocho capítulos y 287 párrafos en 84 páginas y 288 citas al pie de página, y enbe ella el líder religioso desarrolla los grandes temas planteados en documento de Abu Dhabi sobre hermandad. Y retoma las grandes preocupaciones de su pontificado, marcado por la atención a los pobres, los refugiados y los migrantes; su denuncia del “escándalo del hambre”, sus fuertes críticas a un sistema económico que mata, excluye y descarta; su rechazo de las guerras y a la pena de muerte; su llamado a tierra, techo y trabajo para todos, a una “buena política”, a una cultura del diálogo y del encuentro, y a una urgente reforma de la ONU.

El presidente no se refirió al documento solo al tema del neoliberalismo, aprovechando la cita que le hizo el reportero, y dijo. La respuesta del presidente que coincide con lo escrito de Jorge Mario Begoglio: “me gusta mucho que el papa Francisco hable sobre estos temas. Ese discurso, esas homilías del papa Francisco han significado, en sí mismas, una renovación en la Iglesia católica, porque aun cuando todas las religiones deben poner en el centro el humanismo, en muchos casos se olvida y se desvía la misión pastoral hacia otras concepciones…”

“El papa Francisco- agregó AMLO-, además de ser un extraordinario dirigente religioso, es un buen jefe de Estado, de los mejores papas que ha habido en la historia de la Iglesia. Y en cuanto a la relación con México, ha sido muy buena relación, porque por lo general, en los momentos de transformación, los papas no han estado a favor del pueblo de México.”.

Ahí aprovechó para criticar a la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) por no seguir los ejemplos de Bergoglio. “Ojalá y cuando menos la jerarquía siga su ejemplo, yo no escucho que aquí se hable como lo hace el Papa “. Les dijo a reporteros ¿Escuchan ustedes en la jerarquía que se hable de neoliberalismo y se cuestione al neoliberalismo como lo hace el papa?, o a lo mejor yo no tengo información suficiente”.

Los obispos responderán el próximo martes 13 en un foro abierto denominado:  “Una reflexión para una mejor política en México”. La charla lo presidirá el mismísimo presidente de la CEM, Mons. Rogelio Cabrera.

Pocos, muy pocos sabían que tres días después, la esposa del presidente tendría una reunión privada con el papa Francisco, un encuentro que tenía meses preparándose; lo dijo en una entrevista con Irene Savio, corresponsal de Proceso, el embajador, Alberto Barranco Chavarria, el día que presentó las cartas credenciales.

En aquella entrevista el embajador dijo que el Papa apoya “en lo personal” la política del presidente López Obrador, que le habría dicho que por ahora no piensa venir a México. Empero, el embajador mexicano le reiteró la invitación, y quizá se concrete una visita del presidente López Obrador al Vaticano.

Barranco hizo notar que se habló de la posibilidad de que “en algún momento” pueda haber “una visita de alguna persona importante de México” al Vaticano, algo a lo que Francisco habría dado su disponibilidad. “No mencionamos exactamente al presidente”, aclaró.

Es evidente que se trataba de su esposa con la encomienda que todos hemos leído.

El presidente López Obrador, dijo que espera el regreso de su esposa, para conocer la respuesta del Papa Francisco a la carta que le envió y en la cual pide que ofrezcan una disculpa por las atrocidades cometidas durante la Conquista. “Es lo que ya puse en el feis, en el Twitter, eso es. Cuando regrese Beatriz me va a informar”, dijo en breve entrevista previo a la supervisión de los terrenos donde se construye el Tramo 2 del Tren Maya.

No creemos que haya respuesta al tema de perdón por los pecados cometidos en el pasado, es un asunto cerrado. Lo mismo el tema de la ex comunión de los padres de la Patria.

Es la tercera vez que el papa envía esa carta.

Recordemos que el 25 de marzo del año pasado, el presidente lanzó un vídeo de menos de 7 minutos desde Comalcalco junto a su esposa, anunciando la conmemoración de los 500 años de la batalla de los españoles contra la resistencia de los mayas-chontales; ahí aprovechó para solicitar tanto al rey Felipe VI de España y al papa Francisco, que pidan perdón a los pueblos originarios de México por los abusos cometidos durante la Conquista del país, hace 500 años.

La petición se hizo a través de dos cartas enviadas recientemente según confirmó López Obrador, una de ellas al rey de España y otra carta al Papa para que se haga un relato de agravios y se pida perdón a los pueblos originarios por las violaciones a lo que ahora se conoce como derechos humanos”, dijo el presidente.

No dijo con quién las habría enviado. Creemos que la del Papa se la llevó personalmente Marcelo Ebrard.

¿Por qué decíamos esto?

Por un tuit emitido de Ebrard emitido a finales de marzo. En efecto, el Canciller e entrevistó un par de minutos con Francisco ela tarde del 21 de marzo en el barrio de Trastevere, en el marco de la reunión de la fundación Scholas Ocurrentes: se supone que ahí le entregó la famosa carta.

“Agradezco a Su Santidad, el Papa Francisco, sus conceptos y cordialidad en la visita que le hice la semana pasada. Además de grandes coincidencias con postulados sociales del gobierno del presidente López Obrador, le tiene un gran afecto al pueblo de México. Gracias!!!” escribió Ebrard en el mensaje registrado a las 12:14 horas del 29 de marzo en Twitter, ochos días después del encuentro.

No hubo comunicado oficial de ninguna de las partes. No había necesidad.

Quién respondió de inmediato fue el gobierno de España con un comunicado en el que lamentó que la carta se hubiera hecho pública y afirma “rechazar con toda firmeza” su contenido.

A las primeras horas del día 26 de marzo, la periodista mexicana Valentina Alazraki emitió un tuit dándonos luz: “El Vaticano no comentará por el momento la carta que el presidente López Obrador le habría enviado al papa Francisco para que la iglesia católica pida perdón por su rol en la conquista, pero recuerda que @Pontifex_es se ha expresado ya de una forma muy clara al respecto”.

Más tarde, Alessandro Gisotti, vocero interino de la Santa Sede afirmó en declaraciones a la agencia española Efe, que “por el momento” el Vaticano no tiene un pronunciamiento adicional, pero “como es sabido, el Santo Padre ya se ha expresado con claridad sobre esta cuestión”.

En efecto, durante su viaje a Bolivia en 2015, el Papa pidió perdón por los “muchos y graves pecados contra los pueblos originarios de América”.

Y con respecto a pedir perdón la Santa Sede ya lo hizo, por lo menos durante tres papas; lo mismo lo hizo Juan Pablo II en 1992, Benedicto XVI en 2007, y Francisco en julio de 2015 en Bolivia.

Meses después, en diciembre, el nuevo embajador de México ante la Santa Sede, Alberto Barranco, insistió con el tema, en la reunión que tuvo con el pontífice de alrededor de 30 minutos, y ahora de nuevo, lo hizo la esposa del presidente, Beatriz Gutiérrez Muller.

Es una situación incómoda para el papa Francisco, quien seguramente ante tanta insistencia enviará una carta a través de su secretario de Estado, cardenal Pietro Parolín.

Por cierto, la visita de la esposa del presidente al Vaticano no fue nota en Roma; la nota se dio en México; fue la misma señora quien hizo la difusión de imágenes, y de inmediato el presidente dio a conocer la carta, misma que está fechada el 2 de octubre y se dirige a SS Papa Francisco, con el cargo de “Jefe del Estado Vaticano”…

Fue una visita de cortesía. El papa Francisco; se le recibió por ser la consorte de un jefe de Estado, dice la agenda oficial: “Il Santo Padre Francesco ha ricevuto questa mattina in Udienza: – La Signora Beatriz Gutiérrez Müller, Consorte del Presidente della Repubblica del Messico”.

No hubo ningún comunicado; la información la dio a conocer la señora Gutiérrez y el mismo presidente cuando nos dio a conocer la carta.

Por cierto, la señora cumplió el protocolo- vestir de negro con mantilla, con espalda, rodillas, brazos y escote cubierto.

¿A que fue?

El presidente dio a conocer la carta que le envió al líder religioso. En ella, el presidente insiste al papa Francisco en que la Iglesia católica, la Monarquía Española y el Estado mexicano deben ofrecer una disculpa a los pueblos indígenas por las atrocidades, saqueo y sometimiento en el periodo de la Conquista.

Y la otra, solicitar en préstamos lo siguiente: I) Códice Borgia, número de inventario: Museo Borgia, P. F. Messicano 1, de la cultura mixteca;

2) Códice Vaticano N/ Codex Vaticanus, número de inventario Vat.lat3773, de la cultura náhuatl;

3) Códice Vaticano 3738 (Códex Vaticanus A o Códice Ríos), siglo XVI, de la cultura tolteca-chichimeca;, y

4) Mapas de Tenochtitlán.

Hay muchísimas reacciones

PD. En Contextos de la Palabra tenemos un seguimiento puntual de la relación del presidente con el papa Francisco.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here