“El futuro es una historia de niños”, es el lema del centro médico. Comenzó con cuatro niñas ingresadas en un pequeño dispensario en una callejuela de Roma y 150 años después el hospital Bambino Gesù, conocido como el “hospital del Papa” al ser donado a Pio XI, es uno de los centros pediátricos más a la vanguardia y solidarios del mundo.

TE PUEDE INTERESAR: El Papa lanza el proyecto de Scholas “Programando por la paz”

El hospital celebró este martes su 150 cumpleaños con una ceremonia a la que acudieron el presidente de Italia, Sergio Mattarella, y el secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin.

Entre los participantes del acto también se encontraban la ministra de Sanidad, Giulia Grillo; el presidente de la Región Lacio, Nicola Zingaretti y la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi.

La historia del hospital es interesante.

En Roma, como sucedía en el resto de Italia en la segunda mitad del siglo XIX, los menores enfermos eran a menudo ingresados, sin atención específica, en los mismos pabellones que los adultos.

En ese sentido, la duquesa Arabella Salviati, impresionada por ello cultivó la idea de un hospital infantil siguiendo el modelo del Hopital des Enfants Malades de París. El proyecto fue apoyado por su marido, el duque Escipión, y alentado por el entusiasmo generoso de sus hijos, en especial su hija pequeña que, entusiasmada con la idea, dona la alcancía con sus ahorros, que ahora se conserva en una vitrina del hospital como recuerdo del simbólico gesto de un “niño para otros niños”.

El 19 de marzo de 1869 ingresan cuatro niñas en un pequeño dispensario en calle Via delle Zoccolette, en el que trabajan dos doctores y algunas hermanas de las Hijas de la Caridad de San Vincenzo de Paoli.

Le ponen el nombre de “Niño Jesús”, tal como lo pidió expresamente el Papa Pío IX, quien escribió sobre el documento conservado en el archivo histórico del hospital: “Dios bendiga el buen pensamiento, lo consolide y lo perfeccione”.

El hospital Bambino Gesù es históricamente el primer hospital pediátrico italiano, pues solo 12 años después se inaugurará el Hospital de Niños de Cremona (1881).

De hecho el Bambino Gesù es históricamente el primer verdadero hospital pediátrico italiano, es decir, con una estructura orgánica y articulada completa.

En Roma es conocido como el “Hospital del Papa”, signo de un vínculo especial que se inició en 1924 cuando la familia Salviati, debido al crecimiento en tamaño y servicio prestado y con vistas a asegurar un futuro estable, donó el hospital, incluyendo la estructura de Santa Marinella, al Santo Padre Pío XI.

Con el paso del tiempo, los Pontífices siempre han visitado el hospital, comenzando por Juan XXIII en 1958; en 1978 Pablo VI confió al Bambino Gesù una vasta área en Palidoro, en la costa romana, con tres pabellones gestionados por la Pontificia Obra Asistencial.
En 2012, el hospital completó su estructura actual con la creación de un nuevo gran polo en el área extraterritorial adyacente a la Basílica de San Pablo Extramuros, donde se ubican los servicios ambulatorios y, dos años después, los grandes laboratorios de investigación genética y celular.

En 2019 se ampliará la sede de Palidoro.

En los próximos meses se abrirá una clínica de cuidados paliativos pediátricos en Via Aurelia y se iniciarán las obras de construcción de un pabellón de tratamiento de tumores y trasplantes en Viale di Villa Pamphilj, así como la ampliación del recinto de Palidoro.

El crecimiento de las estructuras de este hospital infantil ha seguido el desarrollo en el campo clínico y científico hasta convertirse en una de las estructuras pediátricas más importantes de Europa, punto de referencia para la salud de los niños y jóvenes de toda Italia y del extranjero.

En 1985 el hospital fue acreditado por el Ministerio de Salud como Instituto Científico de Hospitalización y Tratamiento.

En 2015, el Hospital recibió el título de “Centro Médico Académico” por parte del principal organismo internacional de acreditación en el sector de la salud, la Joint Commission International, por sus actividades articuladas de formación médica y clínica.

La atención sanitaria del Bambino Gesù, dividida en 4 polos de hospitalización y atención, cuenta actualmente con un total de 607 camas.

Cada año se producen más de 28 mil ingresos, 29 mil intervenciones quirúrgicas e intervencionistas, 84 mil accesos a la Sala de Urgencias, más de un millón 900 mil consultas externas: uno de los casos pediátricos más significativos de Europa.

El hospital del Papa es capaz de responder a todas las necesidades de trasplante en la edad pediátrica : corazón, médula ósea, córnea, hígado, riñón.

El caso de Alfie Evans

Alfie Evans, niño británico de 23 meses de edad, murió la madrugada del sábado 28 de abril de 2018 en un hospital británico, después de que los padres llevaron a cabo una batalla legal durante meses para trasladarlos al hospital Bambino Gesù.

El 23 de abril, por cuestiones caritativas, Italia le concedió la nacionalidad al pequeño Alfie, además de que dispuso que un avión con un equipo médico estuviera listo para viajar hasta Liverpool para trasladar al niño a Roma e internarlo en el hospital Bambino Gesú para intentar salvarlo.

El mismo Papa hizo varias gestiones para su traslado, sin éxito. Fue un caso muy comentado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here