Hay dos nuevos libros que han salido a la venta y ambos al parecer pretenden debilitar la figura del papa Francisco; curiosamente ambos se llaman igual: The Next Pope (El próximo Papa); ambos autores nunca han ocultado su discrepancia con el papa Francisco e intentan anticiparse al cónclave que elegirá al próximo sucesor de Jorge Mario Bergoglio, el papa jesuita de 83 años y quien goza de cabal salud, por cierto.

1.- El primero libro es de George Weigel, escritor, historiador, y politólogo católico estadounidense. Fue el presidente fundador de la Fundación James Madison, y autor del best-seller Testigo de la esperanza, libro biográfico sobre Juan Pablo II, de que fue su gran amigo.

El próximo Papa probablemente habrá sido un adolescente o un hombre muy joven durante el Concilio Vaticano II (1962-1965); incluso pudo haber sido un niño durante esos años. Por lo tanto, el próximo Papa no habrá sido moldeado por la experiencia del Concilio y los debates inmediatos sobre su significado y recepción como el Papa Juan Pablo II, el Papa Benedicto XVI y el Papa Francisco; el próximo Papa, escribe Weigel, “será una figura de transición de una manera diferente a la de sus predecesores inmediatos. Por lo tanto, parece apropiado reflexionar ahora sobre lo que la Iglesia ha aprendido durante los pontificados de estos tres papas conciliares, y sugerir lo que el próximo Papa podría tomar de ese aprendizaje “.

Basándose en sus discusiones personales con Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco, así como en sus décadas de experiencia con católicos de todos los continentes, Weigel examina los principales desafíos que enfrenta la Iglesia Católica y sus 1.300 millones de creyentes en el siglo XXI: desafíos que debe abordar el próximo pontificado cuando la Iglesia entra en un territorio nuevo e inexplorado. ¿A qué está llamando el Espíritu Santo a esta Iglesia en transición? ¿Cuáles son las cualidades necesarias en el hombre que dirigirá la Iglesia desde la Cátedra de San Pedro?

“El libro es una poco sutil crítica del actual obispo de Roma. En sus 133 páginas conté al menos 62 veces el uso del verbo debe’ en relación con lo que el próximo papa tendría que hacer”, apuntó, sin ocultar su desconcierto, dice el sacerdote norteamericano John Strynkowsk, que trabajó durante años en el Vaticano, en una reseña publicada en la revista jesuita norteamericana America Magazine.

Weigel es particularmente crítico con el Capítulo VIII de “Amoris Laetitia”, que permitiría a algunas parejas en matrimonios irregulares recibir los sacramentos, aunque con ciertas condiciones. O sea, esperan un papa diferente a Francisco.

2.- El otro autor es el periodista británico Edward Pentin, corresponsal del National Catholic Register, medio de la cadena católica norteamericano tradicionalista EWTN y, como Weigel, siempre muy crítico del papa Francisco. Este no habla de una posible renuncia de Bergoglio pero  presenta una lista y los “boletines” de 19 papabiles. O sea, quiera apurar el pontificado del papa jesuita.

Lo raro es que entre esos 19 aparecen varios cardenales conservadores que en los últimos años han sido la punta de lanza de la oposición a Francisco.

¿Quiénes son?

En primer lugar el ultra conservador norteamericano Raymond Leo Burke -ex prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica y actual patrono pontificio ante la Orden de Malta -; el alemán Gerhard Muller -ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe- y el africano Robert Sarah, prefecto de la Congregación del Culto Divino.

Dice el autor que cuando haya pasado el pontificado de Francisco, es muy probable que uno de los diecinueve cardenales que aparecen en estas páginas sea elegido para convertirse en el próximo Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, el líder espiritual de más de mil millones de católicos y el más influyente y respetado. figura moral y religiosa en el mundo.

Sin embargo, agrega que fuera de los muros del Vaticano, a pesar del papel considerable que algunos de estos hombres desempeñan en la Iglesia y en el mundo, pocos de ellos son conocidos por el público o incluso por sus hermanos cardenales.

El libro lo escribió Edward Pentin, en colaboración con un equipo internacional de académicos calificados, estas páginas enciclopédicas le presentan el fruto de años de investigación.

Cada perfil concluye con un resumen, recapitulando los puntos principales sacados a la luz por la investigación exhaustiva, brindando a los lectores y a los cardenales electores del mañana una imagen justa y precisa del hombre que pronto se convertirá en el próximo Papa.

Dice la reportera Elisabetta Piqué que los dos libros han sido interpretados por los vaticanistas “como un nuevo ataque contra el papa venido desde el fin del mundo, han sido publicadas por Ignatius y Sophia Institute Press, editoriales católicas norteamericanas relacionadas con un fuerte sector económico conservador de la Iglesia, formado también por grupos empresariales y mediáticos muy influyentes – muy vinculados al Partido Republicano-, que no digieren la visión de Iglesia de Francisco.”

En efecto, ese grupo ha logrado tener mucha influencia en la curia vaticana durante los pontificados de Juan Pablo II y de Benedicto XVI, sobre todo gracias a generosas donaciones. Pero no han podido penetrar con Francisco: un papa para ellos demasiado atento a los pobres, demasiado progresista, considerado “hereje” por su pastoral inclusiva de los homosexuales y los divorciados vueltos a casar.

Quien además no coincide con sus intereses. Francisco es un papa verde por sus posturas y prédicas sobre el cambio climático, su posición contraria a la pena de muerte y sus ideas económicas, que no son otras que las de la doctrina social de la Iglesia, pero que para ellos son las de un comunista, las de un “Che-Guevara Pope”.

Pero no hay de qué preocuparse, aún, hay papa para rato.

“Al margen de que no hay síntomas de fin de pontificado, sino un Papa de 83 años y buena salud que gobierna con más independencia de la curia vaticana que sus predecesores, los títulos de los dos libros suenan a muchos católicos norteamericanos algo así como ‘la próxima esposa’ en un matrimonio sereno sin indicios de divorcio”, comentó Juan Vicente Boo, vaticanista del diario español ABC, a Elisabetta Piqué, corresponsal de La Nación.

Con muchísimo dinero -dice Boo-, este grupo está investigando vida y obra de los cardenales electores, armando carpetas con información sobre cada uno de ellos para usar a su debido tiempo.

El libro entre purpurados ha circulado gracias al cardenal Dolan.

El cardenal arzobispo de Nueva York, Timothy Michael Dolan otrora papable les envió a todos los miembros del colegio cardenalicio una copia del libro de Weigel, junto una carta.

Se vio muy mal Dolan, seguramente para muchos fue interpretada como un intento de posicionarse para el rol de “cardenal elector” en el próximo cónclave, es decir, como alguien que orienta a los demás a la hora del encierro en la capilla Sixtina.

¿Y qué dice la gente del Papa?

No les quita el sueño…

PD: Habrá que conseguirlos en español, sobre todo el de Edward Pentin, se dice que colaboraron un grupo de 10 ex investigadores del FBI, y expertos de la Agencia Central de Inteligencia, la poderosa compañía.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here