Este domingo 18 de octubre decenas de miles de personas salieron a la calle de Chile para conmemorar el primer aniversario de la ola de protestas, las más graves desde el final de la dictadura de Augusto Pinochet. Recordemos que hace un año estallaron en Chile las revueltas con una treintena de muertos y miles de heridos y que habían entrado en punto muerto por las restricciones del Covid19.

La masiva manifestación congregó a decenas de miles de personas durante las cuales fueron destruidas la Iglesia San Francisco de Borja y la Iglesia de la Asunción, una de las más antiguas de Santiago; aambos templos fueron incendiados provocados por personas enmascarados, y se encuentran en los alrededores de la Plaza Italia, también llamada “Plaza de la Dignidad”, epicentro del llamado estallido social.

La cúpula de la Asunción, una de las más antiguas de la capital chilena, se precipitó al suelo en llamas. También ardió la Iglesia de San Francisco de Borja, usada regularmente por los Carabineros para sus ceremonias institucionales; además hubo saqueó y algunas de las imágenes religiosas fueron quemadas en la calle.

¡Inenarrable!

Aquí un vídeo…

Reacciones

Quemar iglesias es una expresión de brutalidad”, afirmó el ministro del Interior y Seguridad, Víctor Pérez, al destacar que durante la jornada se resguardaron las estaciones del Metro de Santiago, los autobuses del transporte público y otros blancos de los violentos ataques el año pasado.

La pequeña iglesia de la Asunción -construida en 1876- resultó completamente destruida. Cuando su cúpula cayó en llamas tras el colapso de la estructura, varios manifestantes celebraron tras haber gritado ¡¿Que caiga! ¡que caiga!

Plebiscito el 25 de octubre

La manifestación tuvo lugar una semana antes del histórico plebiscito que consultará a los chilenos si cambian o no la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), un triunfo para el movimiento social que surgió en las calles de Chile justo hace un año.

El gobierno del presidente Sebastián Piñera llamó a realizar la manifestación de forma pacífica y respetando las medidas sanitarias por la pandemia.

Reacción de la Iglesia

MonseñorCelestino Aós, arzobispo de Santiago, alzó la voz con gran indignación “sentimos la destrucción de nuestros templos y otros bienes públicos, pero sentimos, sobre todo, el dolor de tantas personas chilenas de paz y generosidad . A todos ustedes, queridos feligreses de Santiago, a todos ustedes, queridos chilenos y chilenas, les suplico: basta, basta de violencia. No justifiquemos lo injustificable. Dios no quiere la violencia”.

Por su parte, Santiago Silva Retamales, obispo Castrense de Chile y presidente de la Conferencia Episcopal chilena y Fernando Ramos Pérez, Arzobispo de Puerto Montt y Secretario General, emitieron un comunicado constatan que los hechos acaecidos en las últimas horas. “Hemos contemplado con tristeza las agresiones, saqueos y el ataque a lugares de oración, espacios sagrados dedicados a Dios y al servicio solidario de las personas” escriben, manifestando su cercanía las comunidades de las iglesias destruidas.

Recordando el plebiscito que se celebrará el domingo 25 de octubre – que iba a celebrarse en abril y fue aplazado por la pandemia y en el que el pueblo chileno decidirá si quiere reemplazar la actual Constitución – monseñor Silva Retamales y monseñor Ramos Pérez aseguran que “la ciudadanía que quiere justicia, probidad, superación de las desigualdades y oportunidades para poder levantarnos como país, no se dejará intimidar por las amenazas de violencia, y concurrirá a cumplir con su responsabilidad cívica”, al tiempo que aseveran: “En las democracias  nos expresamos con el voto libre en conciencia, no bajo las presiones del terror y la fuerza.”, precisaron.

Los obispos chilenos concluyen remitiéndose a la carta encíclica del Papa Francisco “Fratelli tutti” que llama a cultivar el amor para hacer posible “la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos”.

“Desde esta actitud de fraternidad – aseguran – podremos expresarnos con respeto, participar sin temor en democracia y concurrir a la búsqueda del bien común”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here