La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) exhortó a los actores políticos y sociales a “eliminar todo discurso que promueva el odio, la división, la exclusión y que ahonde en la separación, fragmentación y rencor social”.

Puntualizaron que “frente a los grandes retos que enfrenta el país, solo en unidad, solidaridad, comunión, paz y amor podremos salir adelante”.

En su mensaje titulado “Abrazar a nuestro pueblo en su dolor”, la CEM analiza la realidad del país, como la falta de servicios de salud, la pobreza, la educación, la violencia y los riesgos a los que se enfrenta la vida democrática.

Sobre la cultura democrática, el Episcopado consideró que en la actualidad México “se caracteriza por la falta de diálogo entre los actores políticos, la polarización ideológica y el riesgo de una insuficiente división de los poderes públicos que debilita los siempre necesarios contrapesos democráticos”.

En estas condiciones, resaltó la necesidad del ejercicio de “la libertad de expresión crítica”.

Y ante la proximidad del inicio de los procesos electorales de 2021, llamó al pueblo y a todos los actores políticos y sociales a fortalecer las instituciones autónomas del Estado, “en especial el Instituto Nacional Electoral, responsable por mandato constitucional de organizar las elecciones federales y coordinar las elecciones locales, así como los tribunales electorales”.

Para los obispos, se debe cuidar “con esmero la autonomía de estos organismos” a fin de tener certidumbre de que la voluntad de la ciudadanía será respetada.

El diálogo, indicaron, es un antídoto para prevenir las actitudes antidemocráticas. Más aún, el diálogo favorece “una auténtica cultura de la democracia participativa y solidaria, representativa y subsidiaria, promotora de la dignidad y de los derechos humanos…”

Sin estos elementos, advirtieron, “las instituciones, por perfectas que sean, carecen de vida y se convierten con facilidad en espacios para el arribismo y el oportunismo populista en cualquier ámbito de la vida social”.

La violencia no está en cuarentena

La CEM destacó que “durante la pandemia, la violencia es la única que no está en cuarentena y sigue su estela de muerte e inhumanidad en todo México”.

Es obligación del Estado, indicó, hacer efectiva la justicia, que implica la seguridad de los ciudadanos, el castigo a los culpables de la violencia y del crimen organizado, sin hacer excepciones en la aplicación del Estado de Derecho.

Información sólida sobre el Covid-19

Los obispos manifestaron su preocupación por las condiciones de los enfermos de Covid-19 y de quienes padecen males crónico-degenerativos, porque a pesar de las medidas implementadas, las cifras de personas enfermas y fallecidas sigue en aumento.

Pidieron a las autoridades “proporcionar, información sólida y transparente sobre la extensión del contagio y su evolución, así como del número de muertes que causa”.

Será oportuno, consideraron, “que la aplicación de pruebas sea amplia, constante y expedita. El derecho a la información sobre el alcance real de la pandemia, en México como en todo el mundo, no puede ser limitado o restringido en modo alguno”.

No descuidar a generadores de empleo

La CEM hizo ver que la suspensión de muchas actividades productivas está dañando el empleo y el ingreso de millones, por lo que es urgente la promoción de una economía solidaria y del consumo local.

Hizo un llamado “a los gobernantes y legisladores para que propongan de manera creativa y oportuna, las mejores soluciones y los incentivos imprescindibles que permitan sortear los difíciles meses de cuarentena para el sector productivo”.

Advirtieron que “descuidar a los generadores de empleo no tendrá ningún resultado positivo a mediano y largo plazos”.

Grandes carencias en el sistema educativo

En materia educativa, los obispos reconocieron que “en el transcurso de los últimos meses se han manifestado las grandes carencias y desigualdades del Sistema Educativo Nacional”.

Por lo que propusieron “replantear la política social con el fin de encauzar nuestros principales esfuerzos de inversión de recursos, talento y creatividad en este sector vital para nuestro desarrollo. Es fundamental para el regreso a la nueva normalidad escolar, el apoyo decidido y concreto en la reestructuración de espacios, herramientas, métodos educativos y acuerdos entre los agentes de las distintas comunidades del país”, subrayaron.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here