Ricardo Ezzati y Monseñor Celestino Aos Braco.

El Papa Francisco aceptó la renuncia del cardenal Ricardo Ezzati Andrello al cargo de arzobispo de Santiago de Chile y en su lugar nombró como administrador apostólico “sede vacante et ad nutum Sanctae Sedis” de la arquidiócesis a monseñor Celestino Aos Braco, hasta ahora obispos de Copiapó.

La decisión del Papa Francisco se debe a la grave situación que enfrenta la Iglesia en Chile por los escándalos de abuso sexual cometidos por sacerdotes.

La renuncia ocurrió un día después de que la Octava Sala de la Corte de Apelaciones de Chile rechazó la solicitud de sobreseimiento del cardenal Ricardo Ezzati, quien es investigado por encubrimiento.

“Reitero mi compromiso y el de la Iglesia (…) con las víctimas, con la búsqueda de la verdad y con el respeto a la justicia civil. Tengo la convicción de que nunca he encubierto ni he obstruido a la justicia, y como ciudadano cumpliré con mi deber de aportar todos los antecedentes que contribuyan a esclarecer los hechos”, señaló el cardenal en su renuncia.

Ezzati fue nombrado obispo por Juan Pablo II en 1996; Benedicto XVI lo designó arzobispo de Santiago de Chile en 2010 y Francisco lo hizo cardenal en el 2014.

Deja de ser arzobispo a los 77 años de edad en una situación lamentable; su pecado fue ocultar los delitos de los sacerdotes pederastas.

Conciencia tranquila

A las pocas horas de darse a conocer la noticia de su renuncia, el cardenal Ezzati ofreció una misa del inicio del año pastoral y dijo sentirse “con la conciencia muy tranquila y serena. Les puedo decir que he sido fiel a esa promesa, más allá de las fragilidades de la lucidez y de la conciencia que tiene que ser muy iluminada para tomar las decisiones más oportunas”.

En el servicio religioso realizado en la Iglesia de los Sagrados Corazones de Alameda, el prelado refirió: “El dolor de los pecados y crímenes cometidos de parte de miembros de la comunidad eclesial avergüenza y nos solicita pedir perdón una y mil veces. Y nos estimula a encontrar caminos de comprensión y prevención”.

La aceptación de la renuncia fue dada a conocer al mediodía de Roma y a las 8 horas de Chile, a través de un comunicado de la Nunciatura Apostólica y de la Conferencia Episcopal de Chile.

Reacciones

Al darse a conocerse la noticia, los denunciantes de Fernando Karadima, José Andrés Murillo y Juan Carlos Cruz salieron a comentarlo a través de Twitter.

En tanto Juan Carlos Cruz @jccruzchellew escribió:

Por su parte, José Andrés Murillo ironizó con la noticia, limitándose a comentar “Brex-zati”, haciendo un guiño al Brexit protagonizado por Reino Unido y su salida de la Unión Europea.

Las cosas cambiaron en Chile

Todo cambió después de la visita del Papa a Chile el año pasado, sobre todo, por el ruido que hicieron las víctimas del ex sacerdote Fernando Karadima. Y en mucho se debe al trabajo realizado por el fiscal Charles Scicluna y Jordi Bertomeu.

Son muchos los prelados que se tendrán que ir de la Iglesia. En varias partes del mundo están siguiendo de cerca el caso de Chile. Hay muchos sacerdotes pederastas y muchos obispos son encubridores.

En México hay inquietud…

¿Quién es el nuevo administrador?

Según explica el comunicado, el administrador apostólico es un obispo o un presbítero nombrado por el Papa para administrar una diócesis que se encuentra en situación de sede vacante, es decir, sin su obispo o arzobispo residencial. Goza de derechos y deberes semejantes al obispo residencial, con algunas excepciones determinadas por el Código de Derecho Canónico.

“En este caso particular, se trata de nombramiento para una sede vacante ‘a voluntad de la Santa Sede’ (ad nutum Sanctae Sedis) y hasta que el Papa provea un nuevo arzobispo para el gobierno pastoral de la arquidiócesis”, señala.

Con este nombramiento, de las 27 jurisdicciones eclesiásticas de Chile, nueve de ellas se encuentran en situación de sede vacante y a cargo de administradores apostólicos: San Felipe, Valparaíso, Santiago, Rancagua, Talca, Chillán, Valdivia, Osorno y Puerto Montt.

Comunicado de la Santa Sede

El Santo Padre Francisco aceptó la renuncia al gobierno pastoral de la arquidiócesis de Santiago de Chile, presentada por el cardenal Ricardo Ezzati Andrello. El Papa nombró al administrador apostólico “vacante y ad nutum Sanctae Sedis” de la arquidiócesis de Santiago de Chile, S.E. Mons. Celestino Aos Braco, O.F.M. Cap, hasta ahora obispo de Copiapó.

En CONTEXTOS DE LA PALABRA le hemos dado seguimiento puntual al caso:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here